Cuadro de texto: Cuadro de texto:
Cuadro de texto: BLOG

El laico es aquella persona bautizada, perteneciente a la Iglesia que no ha recibido el sacramento del Orden Sacerdotal ni ha hecho votos dentro de alguna comunidad religiosa. La Constitución dogmática Lumen gentium aprobada en el Concilio Vaticano II establece "a los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de obtener el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios". El Compendio de Doctrina Social de la Iglesia señala -a su vez- "Es tarea propia del fiel laico anunciar el Evangelio con el testimonio de una vida ejemplar, enraizada en Cristo y vivida en las realidades temporales..." (Comp DSI, 543); "Los fieles laicos están llamados a cultivar una auténtica espiritualidad laical, que los regenere como hombre y mujeres nuevos, inmersos en el misterio de Dios e incorporados en la sociedad, santos y santificadores" (Comp DSI, 545)

¿Quienes somos?

Hace ya algunos años, que laicos de distintos movimientos, asociaciones y comunidades de la diócesis de Jerez, estamos coincidiendo en distintos encuentros diocesanos. Gracias a este contacto continuado, se ha despertado en nosotros un sentimiento profundo y sincero de amistad. Poco a poco hemos podido profundizar en el conocimiento de nuestro entorno, de nuestras profesiones, de nuestras ideas y hemos descubierto que todos tenemos un deseo común, que no es otro que el de hacer llegar a todo los hombres y mujeres la luz del Evangelio, que un día se nos dio a nosotros como un gran  regalo.

 

Somos  hombres y mujeres del mundo de la enseñanza, de la medicina, de las nuevas tecnologías, del mundo obrero, también quien desempeña las labores propias del hogar, del mundo de la empresa, del entorno agrario y de otras muchas ocupaciones, pero  que tenemos como denominado común la certeza de que los fieles laicos, por el simple hecho de ser cristianos, independientemente de si viven en el mundo de una manera o de otra,  tienen la misión común de anunciar la presencia y la bondad del Dios invisible, como referencia necesaria para que el hombre se conozca a sí mismo y viva en la verdad de su humanidad.

 

Por ello hemos aceptado este importante reto que nos es otro que desde la unida de acción y desde nuestra especificidad, afrontar desde este foro de laicos los desafíos que la sociedad actual nos propone y arrojar así una luz de esperanza a los hombre y mujeres que son nuestros contemporáneos y que día a día nos acompañan.

 

Juan Pablo II, en Christifideles laici cita unas palabras de Pío XII que vale la pena recoger aquí: “Los fieles, y más precisamente los laicos, se encuentran en la línea más avanzada de la Iglesia; por ellos la Iglesia es el principio vital de la sociedad humana. Por tanto ellos especialmente deben tener conciencia, cada vez más clara, no sólo de pertenecer a la Iglesia, sino de ser la Iglesia; es decir, la comunidad de los fieles sobre la tierra, bajo la guía del Jefe común, el Papa, y de los Obispos, en comunión con él. Ellos son la Iglesia” ( Pío XII, Discurso a los nuevos Cardenales, 20 de febrero de 1946, AAS, 38, 149).